Cuidado Dental

Escrito por: Dr. Michael Shevon, Dentista de UCP/NYC
 

La higiene oral adecuada, el cuidado diario de dientes y encías y la revisión frecuente por un dentista son parte vital de la salud y bienestar en general de todos los niños, pero son especialmente esenciales para muchos niños con trastornos del desarrollo, ya que corren mayor riesgo de tener graves problemas de salud derivados de una mala higiene bucal. Una buena higiene oral es necesaria para la nutrición y el habla adecuados y puede mejorar la autoestima. La falta de  higiene oral puede ocasionar una mayor incidencia de caries y periodontitis (enfermedad de las encías) que ha sido relacionada con cardiopatía. Los niños con trastornos del desarrollo, tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades dentales, perder dientes y tener dificultades para encontrar atención dental accesible.

Los niños con trastornos del desarrollo a menudo necesitan más ayuda para mantener la salud bucal. Una vez que su bebé tiene dientes, usted deberá comenzar a cepillarlos dos veces al día con una cantidad pequeña de pasta dentífrica con flúor en un cepillo de cerdas blandas. Un  cepillado adecuado debe tomar dos minutos. Además, asegúrese de utilizar el hilo dental entre los dientes de su hijo/a una vez al día una vez que tenga dos dientes adyacentes. También debe hablar con su pediatra o dentista sobre la posible necesidad de complementos de flúor o un gel o enjuague bucal antimicrobiano (clorhexidina).

La forma más sencilla para ayudar a su hijo/a a cepillarse los dientes es ponderse detrás de él y algo al lado y apoyar su cabeza en un brazo mientras lo cepille. Anime a sus hijos hacer todo lo que puedan por sí mismos. Esto puede requerir la adaptación de los cepillos dentales para facilitar su uso, algo que se puede hacer de varias maneras para ayudar a los niños con limitadas habilidades manuales. Un cepillo dental eléctrico también puede ser beneficioso. Recuerde que debe ayudar y vigilar a todos los niños mientras se cepillan hasta los 7 u 8 años de edad.

Lo que su hijo/a come también es importante para la salud de sus dientes y encías. Una dieta equilibrada es primordial para la salud dental a largo plazo. Es importante tener cuidado sobre la frecuencia y cantidad de lo que un niño/a come, y recordar que los alimentos y bebidas azucarados deben limitarse a las comidas y que los bocadillos no deben ser muy frecuentes.

En general, para los niños con discapacidad, se debe tener especial cuidado y un mayor compromiso con la higiene oral. Debería enfrentar su cuidado dental como un equipo, incluyendo cuidados en casa vigilados estrictamente y visitas dentales frecuentes para asegurar su cuidado oral y felicidad continuos.